Participaciones preferentes

Las participaciones preferentes han sido colocadas indiscriminadamente como una alternativa a los depósitos a plazo, cuando en realidad se trata de un producto financiero híbrido de carácter perpetuo cuya rentabilidad no está garantizada. Su consideración como producto complejo y de riesgo elevado ha sido advertida tanto por la Comisión Nacional del Mercado de Valores como por el Banco de España.

Sin embargo, bancos y cajas españoles, incumpliendo la normativa aplicable y en muchos casos sus propios manuales de comercialización, han venido comercializando las participaciones preferentes a inversores minoristas sin valorar la adecuación del producto al perfil del cliente. La falta de diligencia de las entidades bancarias en la mala comercialización del producto ha hecho que los ahorros de cientos de miles de personas estén atrapados en estos productos. En el marco de la reforma financiera, los titulares de preferentes ven gravemente minorada su inversión, asumiendo unas pérdidas que no les corresponden. Se trata de un injusto reparto de cargas que genera una lógica alarma social.

Nuestra firma defiende los intereses de aquellos inversores que adquirieron participaciones preferentes sin ser informados de la naturaleza y riegos del producto, exigiendo a la entidad financiera su responsabilidad y reclamando la pérdida ocasionada por la indebida comercialización del producto.