Tridentes Banco Santander

Banco Santander colocó entre sus clientes minoristas derivados financieros de elevada complejidad a los que denominaba tridentes como si de simples depósitos se trataran.

Con estos productos el cliente vende una serie de opciones financieras “al peor de tres subyacentes” (worst-off) –de ahí que se conociera el producto como “tridente”-, cuyo riesgo no puede gestionar una persona no profesional de las finanzas.

Zunzunegui Abogados  representa a varios clientes que han demandado al banco por haberles recomendado un producto complejo inadecuado a su perfil inversor incumpliendo sus obligaciones de información.